20 marzo 2015

¿ DESAYUNAMOS JUNTOS ? #16 Las PÉRDIDAS

¡Buenos días! Hoy os voy a invitar a desayunar en mi casa, María y Mar de Sonambulistas cada viernes se toman un café virtual con todas las personas que hay al otro lado de la pantalla. Yo este viernes voy a compartir mi desayuno con ellas, con todos los blogs del club del café de los viernes:  Baballa, Quintano, Paspartú, Cosas de infantas, Eme Eme, Petit-onDeco con SailoCosas de InfantasEn las nubesMi casa en cualquier parteOh my mum!Hello MarielouEl Blog de CatiMuymiosEveryday un ratoAún hay hadas, Mariquillasaez ... y con los que me queráis acompañar ¿os animáis a coger vuestro café y tomároslo conmigo?

gofres de chocolate con salsa de caramelo salado

Si estuviésemos desayunando juntos, os contaría que la semana pasada os hablaba aquí de que tenía un montón de libros interesantes haciendo cola en mi mesilla para leer,  lo que no os conté es qué estaba leyendo. El libro que me ha acompañado la semana pasada ha sido También esto pasará de Milena Busquets, una novela sobre la pérdida, la muerte, la enfermedad, el amor, el sexo, las amistades. Una novela corta pero intensa, llena de reflexiones sobre lo que significa perder a alguien vital en tu vida. De cómo esos lugares comunes a los que recurrimos en esto casos para intentar aliviar el sufrimiento del que se queda, la mayoría de las veces no significan nada, ya pasó lo peor,  ahora descansa... cuando para los que están inmersos en esa vorágine que significa un hospital y una enfermedad grave, por muy cerca que esté el final, nunca lo esperas aunque sepas que llegará más temprano que tarde, es lo que te permite mantenerte a flote y continuar luchando hasta que no queda nada por lo que luchar. Ahora, cuando ya no están sólo te quedan los recuerdos y tener que recomponer tu vida aprendiendo a ser capaz de recordar con alegría, sin rabia, y sin dolor a esa persona tan querida, porque las pérdidas duelen y nos dejan pellizcos en el alma, que duelen sólo con respirar. Pero ese dolor, como dice la novela, al igual que la euforia y las felicidad, también pasará. 


Si estuviésemos desayunando juntos, os contaría que este libro lo he leído después de leer Salvaje, que leí sin saber  de qué iba. El destino ha querido que encadene esos dos libros en un momento vital de transición, de búsqueda, que difícil es buscarnos cuando sólo tenemos ruido a nuestro alrededor, cuando los quehaceres diarios nos invaden, cuando vivimos inmersas en nuestras facetas de madres, de esposas, y que difícil encontrar tu tono y ser tu mismo, guardar ese yo tan íntimo, cuando la vida te descoloca tanto. Por eso pienso que es importante mantener tus momentos en soledad, de disfrutar de ti mismo, de guardar ratos para ti, para poder pensar, leer o no hacer nada y que tu mente fluya. A unos les ayuda la meditación, a otros correr, a otros hacer senderismo, sea lo que sea creo que es muy importante tener un tiempo de silencio al día para ordenar tus cosas, tus pensamientos y tu cabeza, evidentemente no hay fórmulas mágicas pero creo que tener nuestro propio espacio nos ayuda a afrontar mejor estas etapas de la vida.


Si estuviésemos desayunando juntos, os contaría que yo con mi madre tenía una relación especial y estupenda, que después de una adolescencia un poco rebelde conseguimos llevarnos muy bien. Mi madre siempre fue muy respetuosa con nuestras cosas, con no meterse más de la cuenta en las vidas de sus hijos, con no dar consejos que no pedíamos, con dejarnos un margen prudencial para que pudiésemos crecer experimentando la vida por nosotros mismos,  sabiendo que en ella teníamos un refugio, que nunca dejaría de querernos y apoyarnos incondicionalmente.  Tener esa complicidad absoluta es muy difícil, y llegar a adultos y mantener ese tipo de relación con tus padres más, el post de Isabel de Xanela Chic al respecto me hizo reflexionar sobre esto, porque mi madre, al igual que la suya también me veía siempre guapa.


Si estuviésemos desayunando juntos, os contaría que me ha encantado este post de June Lemon porque es verdad que hay cosas para las que no hay escuela, para las que nada te prepara y que cada uno tiene que afrontar como mejor puede porque son vivencias de las que normalmente no hablamos, por pudor o por vergüenza y no estaría mal tener una escuela donde aprender a lidiar con lo que significa madurar y hacerse mayor. Me parece igual de aplicable para cuando perdemos a un amigo, un amor o incluso a ese perro que es como uno más de la familia, porque no todas las pérdidas son fallecimientos, ni todas son de la misma intensidad pero si son cambios que descolocan nuestro mundo y que nos obligan a cambiar de rumbo, porque quienes hemos querido no pueden desaparecer de nuestras vidas sin más.

Si estuviésemos desayunando juntos, os contaría que después de estas reflexiones me voy casi a la francesa a por mi segundo café y a ver si la lluvia nos da tregua para hacer algún plan interesante en lo que nos queda de puente. Nos vemos el lunes.


PD: La receta de los gofres de chocolate con salsa de caramelo salado la tenéis aquí.

 Image and video hosting by TinyPic

9 comentarios

  1. Paula, que entrada mas bonita, triste pero bonita y muy sincera!!!!!!!!!! Me apunto el primer libro que dices, yo Salvaje me lo lei este verano y me gustó mucho!!!!!!!!! cada uno necesitamos hacer nuestro duelo, a nuestra manera y tener nuestro tiempo! Siempre recuerdo que cuando murió mi abuelo, me toco cuidar de mi hermano que tenia solo 5 años y yo fui fuerte por él , con mis 22 años y lo que no lloré en el momento luego fue saliendo cuando menos lo esperaba y cuando no sabia que venia a cuento, por eso creo que es importante tomarse cada uno su tiempo, y tener nuestro duelo porque todo termina saliendo! Enfrentarsea las perdidas es dificil, y para los que estan al rededor a veces no sabemos como ayudar ni que decir, verdad??????
    Hablando de libros, te reocmiendo el que cometnaba en mi blog el tor dia, lo que encontre bajo el sofa de Eloy moreno, de lo mejor que he leido ultimamente!!!!!!!!
    Muchos besos y feliz fin de semana!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carol! es un tema triste evidentemente, pero creo que es necesario hablar de él, aprece que estamos forzados a estar siempre bien y no es así, en momentos duros necesitas tu tiempo para rehacer tu vida y reencontrarte contigo mismo. Se muy bien lo que es llorar a destiempo y sin que aparentemente venga a cuento, pero los recuerdos son impredecibles, verdad. Ya leí tu post, no me ha dado tiempo a comentarte pero me lo he anotado en la lista de pendientes. Un besazo!

      Eliminar
  2. Anda que no me ha costado encontrar el botoncito para comentar! jajajaja. a esta hora tengo los ojos como china pero no quería dejar de pasarme. Un café muy rico y muy intenso! Un abrazo y gracias por la mención.

    ResponderEliminar
  3. Anda que no me ha costado encontrar el botoncito para comentar! jajajaja. a esta hora tengo los ojos como china pero no quería dejar de pasarme. Un café muy rico y muy intenso! Un abrazo y gracias por la mención.

    ResponderEliminar
  4. Paula, me encantan estos posts tuyos tan personales....

    besos grandes

    ResponderEliminar

Gracias por visitarme y molestarte en dejar un comentario. Todos vuestros comentarios son recibidos con muchísima alegría e ilusión.
Este blog no participa en cadenas de premios, ni memes pero agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

I Love Bugs © - DISEÑADO POR HERPARK