21 marzo 2016

SALSA de TOMATE CASERA y CÓMO ENVASARLA: BÁSICOS de la DESPENSA

A finales de Agosto del año pasado tomándome una caña con unas amigas me quedé de piedra cuando vi a una de ellas. Esta amiga había adelgazado seis kilos en dos meses, que era el tiempo que llevaba sin verla. Cuándo le pregunté por el tipo de dieta que había seguido me contestó: muy sencillo, he dejado de tomar azúcar.

Salsa de tomate

No sólo el azúcar del café, claro, sino que había empezado a pararse a leer el etiquetado de todos los alimentos intentando prescindir de todo el azúcar que nos cuelan en los alimentos preparados. Desde ese momento, lo único que hago es toparme con información sobre lo pernicioso que es el azúcar en nuestras dietas. Aprender a leer el etiquetado ahora mismo es vital. Gracias a Lucía Martínez Argüelles y a su blog "Dime lo que comes" he logrado desenmascarar el azúcar en las etiquetas lo que me permite elegir productos más sanos y con menos azúcares añadidos.

Uno de los alimentos preparados que lleva muchísimo azúcar añadido es la salsa de tomate, salsa que yo utilizo muchísimo para infinidad de recetas; por eso preparo cantidades industriales cuando hay tomates buenos y baratos en el mercado y después guardo para el resto del año. Hoy os doy mi receta de salsa de tomate y os cuento cómo embotar y mantener las conservas caseras. 


Caracolas rellenas de boloesa

INGREDIENTES:

  • 2 kg de tomates muy maduros
  • 2 cebollas grandes
  • 2 cucharadas soperas de azúcar moreno
  • Sal 
  • unas hojas de albahaca
  • una ramita de orégano


ELABORACIÓN:

Picamos la cebolla en trocitos muy pequeños, os podéis ayudar de la picadora. Pelamos los tomates y los cortamos en dados reservando todo el líquido que sueltan.

En una olla grande ponemos un par de cucharadas de aceite y rehogamos la cebolla hasta que esté transparente. Añadimos los tomates con el líquido que hemos reservado. Salpimentamos y añadimos las hierbas aromáticas que más nos gusten, yo le he puesto albahaca  y orégano. Añadimos las dos cucharadas de azúcar, removemos para integrar y dejamos cocer a fuego lento durante cuatro horas. Si vemos que se consume el agua añadimos más. Si al final de la cocción esta demasiado líquida destapamos la cazuela y cocemos media hora más para reducir y espesarla.




Salsa de tomate

CÓMO CONSERVAR CORRECTAMENTE LAS SALSAS Y CONSERVAS CASERAS.

La mejor forma de conservar este tipo de salsas caseras durante largo tiempo es en tarros de cristal. Sólo debemos tener la precaución de ver que no hay ninguno roto o con muescas y que las tapas cierran perfectamente. Si tenéis dudas lo llenáis de agua lo cerráis y lo colocáis de lado si pierde agua esa tapa no sirve.

Antes de utilizar los frascos hay que esterilizarlos para lo que yo hago lo siguiente, rellenamos de agua una olla grande de fondo grueso y la ponemos al fuego. En el fondo de la olla ponemos un trapo para separar los tarros de la base de la olla y entre si y evitar que se rompan al hervir. Colocamos los frascos bien cubiertos por el agua y con las tapas sueltas. Desde el momento en que empieza a hervir el agua contamos 15 minutos y apagamos el fuego. Dejamos que los frascos se enfríen en el interior del agua para evitar cambios bruscos de temperatura  y que se puedan romper.

Cuando estén fríos los sacamos ayudándonos preferiblemente de unas tenazas, si no tenemos especiales podemos utilizar las de los biberones para mantener el esterilizado y no quemarnos.

Los dejamos secar boca abajo sobre un trapo limpio. 

Una vez esterilizados y secos vamos a rellenarlos. Hay que hacer el vacío para nos duren tiempo en perfecto estado sin temor a bacterias. Podemos hacerlo de dos formas, la más rápida consiste en rellenar con la ayuda de un embudo el frasco con la salsa o la mermelada caliente hasta el borde, cerrando herméticamente la tapa, ponemos los frascos boca abajo hasta que se enfríen. De esta manera conseguimos una especie de vacío que permite guardar la conserva durante 6 meses. En este caso, es mejor conservarlas en frío que a temperatura ambiente.

Realmente yo utilizo está técnica para conservas que sé que voy a consumir con rapidez, cuando hago salsas o mermeladas que quiero conservar durante todo el año prefiero utilizar la técnica de vacío por pasteurización. Una vez hemos rellenado los frascos con la conserva y los hemos cerrado herméticamente, los colocamos de pie en una olla bien cubiertos de agua fría. Los ponemos a hervir con un trapo en la base que los separen entre si para que no se golpeen como hemos hecho antes. Desde que comienza a hervir contamos unos 40 minutos. Apagamos el fuego y los dejamos en el interior de la cazuela hasta que estén lo suficientemente fríos como para sacarlos. Los sacamos y los ponemos boca abajo sobre un trapo hasta su completo enfriado. Al darles la vuelta, la tapa debe estar ligeramente cóncava, es decir curvada hacia el interior del frasco. Eso significará que el vacío se ha efectuado correctamente. Esta es la manera de que la duración de las conservas sea más larga, hasta un año y de que se puedan mantener sin frío en un lugar seco, fresco y protegido de la luz.
En el blog podéis encontrar muchas otras recetas para hacer vuestras propias conservas dulces caseras, como la de mermelada de fresa, mermelada de pera y canela, la confitura de albaricoque y lavanda, o el  lemon curd que yo hago en cantidad cuando la fruta está en su época. No sólo encontraréis recetas de sabores diferentes sino también trucos como la utilización de la jalea de manzana verde  para endulzar estas conservas, utilizar menos azúcar y ahorrar tiempo de cocción.

Yo sé que no voy a ser capaz de desterrar totalmente el azúcar de nuestra dieta, pero intentaré minimizar su consumo y optar por preparaciones caseras siempre que pueda. Si tenéis dudas sobre qué azúcar utilizar y quieres otras alternativas puedes leer más sobre los edulcorantes en este artículo y sobre otras alternativas "sanas" y en este otro artículo ambos de Juan Revenga para El Comidista. 

 Y vosotros ¿le plantáis guerra al azúcar?



  Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios

  1. Me parece un tema muy interesante. El otro dia vi el.programa de salvados que trataba sobre este tema y me quede muy impresionada por la cantidad de azucar que ingerimos sin ser conscientes de ello. Asi que estoy en plena busqueda de edulcorantes naturales alternativos para mis elaboraciones caseras. Mil gracias por tu aportacion.
    Montse

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que es un tema que me preocupa enormemente, yo tampoco tenía ni idea de la cantidad de azúcar añadido que comemos sin darnos cuentas, lo de la industria alimentaria da para escribir largo y tendido. Me alegro de que mi pequeña aportación sea úil! un besazo ;-)

      Eliminar

Gracias por visitarme y molestarte en dejar un comentario. Todos vuestros comentarios son recibidos con muchísima alegría e ilusión.
Este blog no participa en cadenas de premios, ni memes pero agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

I Love Bugs © - DISEÑADO POR HERPARK